Compromiso: los pequeños gestos son poderosos!

Compromiso: los pequeños gestos son poderosos!

Compromiso: los pequeños gestos son poderosos!

Compromiso: los pequeños gestos son poderosos!

Hace unas pocas semanas tuve la oportunidad de conocer un grupo de profesionales que trabajan con rigor el concepto del “compromiso“. Personas que, como no puede ser de otra forma, trabajan con valores y por valores. No se quedan en el ruido de las palabras, sino que pasan a la acción con valores.

Un valor importante para nuestra sociedad es el “compromiso”. Es fundamental potenciarlo.

Pero cuando hablamos de compromiso al que nos referimos? Al compromiso con las personas, con los proyectos, con las empresas, con las organizaciones e incluso con el país.

Comprometerse significa establecer vínculos sinceros entre las personas y creer en ellas, establecer relaciones de confianza. Quiere decir entregarse a personas y proyectos en los que se cree y sin esperar nada extraordinario a cambio.

Se han gastado e invertido ríos de tinta en el campo de los recursos humanos hablando de cuáles son las acciones que motivan y desmotivan a los empleados. Y un paso más es identificar aquellas acciones que les hacen comprometer. Comprometerles con los compañeros, con los proyectos y con la organización.

Las organizaciones que están formadas por personas comprometidas, son aquellas en las que los valores son el fundamento de la empresa: respeto, sinceridad, ética y profesionalidad. Y este es el modelo de empresa que retiene el talento. Estas son las empresas y proyectos que alcanzan grandes objetivos.

Lo hemos dicho muchas veces: es imprescindible contar con directivos con  Liderazgo Transformacional. Directivos que tienen valores y actúan por valores.

El principal enemigo de la retención del talento, es el liderazgo jerárquico. Aquel que confunde la autorictas con la potestas. Es el que no sabe ni comprende el concepto de dirigir y liderar.

Conseguir comprometer a todos los miembros de una organización no es fácil. Comprometer a clientes, proveedores y stakeholders con la propia organización tampoco lo es. La clave del éxito es la capacidad de saber liderarse  a un mismo respetándose a uno mismo y a los demás y haciéndolo actuando por valores.

Si bien es difícil motivar, es mucho más difícil comprometer a las personas. Y por otro lado es mucho más fácil desmotivarles.

El trabajo diario para comprometer a las personas requiere de atención y dedicación, tanto en la vida personal como en la profesional. Hay que dedicarse a ello cada día, sin perder nunca de vista la importancia de  que todos mantengan su compromiso.

Un gesto, puede incrementar exponencialmente el compromiso. Por ejemplo puede ser en forma de reconocimiento al trabajo realizado, en forma de un salario complementario o simplemente pero con doble importancia puede ser una acción que sea una muestra “extra” de confianza y de respeto.

Pero también un mal gesto, puede provocar desmotivación, tanbién de forma también excepcional. Tras la desmotivación, baja el compromiso.

Trabajemos de forma imparable para que el liderazgo transformacional, -liderazgo por valores-, sea el que imbuya a todas las organizaciones y relaciones. Las personales y las profesionales.

Sólo así, ocupando la posición que ocupemos, en la vida personal o profesional, tendremos la capacidad de seguir comprometidos, sean cuales sean las circunstancias.

El compromiso tiene sentido. Es valioso. Es potente. Es deseable. Es el objetivo a alcanzar.

Es tiempo para los valores. Es tiempo para las personas. Es tiempo de liderazgo transformacional. Es tiempo para fomentar y conseguir el compromiso de todos.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.