El acuerdo: un tesoro

El acuerdo: un tesoro

El acuerdo: un tesoro

El acuerdo: un tesoro

Poner este título en una entrada en el blog me parece incluso, inverosímil.

Cierto es que las personas a lo largo de la historia han competido y han luchado. Tanto que se ha “normalizado” la guerra, las armas y los ataques. Muertos. Personas que mueren y que sufren.

Lo he dicho y lo he escrito muchas veces: el hombre ha sido capaz de innovar, de inventar y de crear. Desde la robótica a la nanotecnología y desde ir de la tierra a la luna y a Marte. Explora el universo. Operamos el cuerpo humano sin abrirlo. Hacemos transplantes de órganos e incluso somos capaces de crearlos. Podría hacer una lista de logros casi infinita.

El tiempo y los siglos pasan y las personas no evolucionamos en nuestra manera de hacer y de ser. O no lo hacemos de manera suficiente.

  • ¿En el siglo XXI podemos permitirnos  normalizar el hambre y la pobreza, cuando hay recursos para todos? Eso sí, bien distribuidos.
  • ¿Podemos en pleno siglo XXI seguir aceptando la existencia de graves conflictos y guerras (Camerún, Etiopía, Mozambique, Israel y Palestina, Afganistán, Sahara Occidental, Sahel, Siria, Yemen …?

Y el día a día nos muestra los celos entre personas, la lucha de egos, la lucha por el “poder”, la necesidad de los humanos de lucirnos en frente de los demás. Los conflictos y los guerras son poco más que todo esto.

Se lucha por sentir que se ha ganado al otro. Se lucha por mostrarse poderoso, importante o relevante …

A menudo el conflicto hace sentir importante a las partes que lo tienen o lo generan.

¿Qué se necesita para llegar a acuerdos? Sin duda se necesita entender que el acuerdo es bueno para todos, para las partes y para cada uno.

Es legítimo discrepar. Claro que si! Tantas personas, tantas visiones.

Pero ante conflictos, siempre el acuerdo es posible, pero hay que renunciar al ego de cada parte.

En estas últimas semanas en la política de nuestro país escuchamos reproches e incluso insultos que los gobierno español ha indultado a los presos políticos catalanes. A continuación se oyen voces de alarma antes de llegar a un acuerdo para resolver el conflicto entre España y Cataluña, Cataluña y España.

Limitarse a querer dar la razón a unos o a otros o descalificar es sólo el resultado de la pequeñez humana de quien lo hace.

Ahora no es prioritario  explorar lo que hay en otro planeta. Ahora es tiempo de aprender que el acuerdo es el resultado de la evolución de las personas. Es el resultado de haber aprendido de que el ego es un mal compañero de viaje, que la humildad es una fortaleza y que disminuir el ego e incrementar la humildad no tiene nada que ver con la humillación.

La humillación es menospreciar a otro y haciéndolo con conciencia o con la inconsciencia que da el hábito de hacerlo.

La capacidad de llegar a acuerdos es una muestra de la grandeza del ser humano.

Cuando hablamos de liderazgo transformacional estamos refiriéndonos a aprender a ser, aprender a hacer. Es tiempo para la paz. Es tiempo para aprender a llegar a  acuerdos.

 

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.