El valor del líder: más que palabras

El valor del líder: más que palabras

El valor del líder: más que palabras

El valor del líder: más que palabras

Son muchos los expertos que destacan la importancia de la dirección de personas en las organizaciones. 

En general los directivos han seguido programas formativos que les dicen lo que deben y cómo deben hacerlo para gestionar a los equipos. A menudo, la formación que se recibe en un programa de dirección deja un poso al alumno. Este adquiere un conjunto de conocimientos teóricos aunque con el paso del tiempo y en la vida real se da cuenta de la dificultad que le supone llevarlo a la práctica.

El directivo debe estudiar y aprender y debe adquirir los conocimientos necesarios para ejercer su función.

El directivo para ser eficaz debe realizar un proceso de transformación para ser líder. Todo directivo debe ser líder. Debe y puede aprender a serlo.

La formación como líder no se aprende sólo escuchando al profesor. Debe vivir también un proceso de transformación a partir de sesiones personalizadas.

Pensemos por un momento en el siguiente ejemplo:

En un curso de formación directiva, se le dice a un alumno que no puede ser prepotente o que debe fomentar el crecimiento de sus colaboradores.

Y la pregunta es: Por haberlo escuchado en un curso, ¿dejará de ser prepotente si ésta es su forma de actuar ?

La respuesta es clara: no.

Conseguir que una persona con responsabilidades directivas no sea prepotente por ejemplo, sólo se logra si se disminuyen sus inseguridades, pues la mayoría de las veces la prepotencia o abuso de poder esconde los miedos y complejos personales

Podemos darnos cuenta de que para ser un buen directivo es necesario adquirir conocimiento y hacer un trabajo de formación por la transformación intrínseca personal.

Reflexionémos y nos daremos cuenta de que la mayoría de fracasos de los directivos vienen dados  por la falta de transformación en su manera de ser y de hacer.

La respuesta es el desarrollo del liderazgo del directivo.  Es más difícil que seguir un curso clásico de formación directiva. Pero es la respuesta a la mayor parte de los problemas que afectan a las organizaciones.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.