Liderazgo: contrincantes vs contrarios

Liderazgo: contrincantes vs contrarios

Liderazgo: contrincantes vs contrarios

Liderazgo. Contrincantes vs contrarios

En las últimas décadas por diferentes motivos hemos vivido un cambio en la manera de ejercer la política.

Estoy segura de que el paso de la dictadura a la democracia, permitió canalizar las ideas largamente trabajadas y deseadas y ponerlas en práctica. Todo ello lo hicieron muchas personas formadas, con experiencia y con los valores que representaban lo más esencial para la convivencia y la libertad.

Para los que este proceso nos cogió en los primeros años de vida, es útil y necesario leer la historia. En temas importantes para la ciudadanía, en política, se llegaba a acuerdos.

La democracia afortunadamente nos trajo libertad: libertad de pensamiento, libertad para hacer y para no hacer y evidentemente nos dio libertad de expresión.

La llegada de las redes sociales, en estos últimos años ha marcado en buena parte la manera de hacer política. Las campañas electorales transcurren más  en las red más que a través de los medios de comunicación más tradicionales. Unos pocos caracteres deben ser capaces de captar la atención de mucha gente. Y así se valora el conocimiento de los políticos, su protagonismo y al final, la intención de voto y en consecuencia se obtiene el resultado electoral.

Pero Internet y las redes sociales son solo el vehículo. Son un medio. Al igual que lo son los medios de comunicación (televisión, radio,  prensa escrita en papel y digital). Un medio que tiene como característica que es muy rápido y que  con poca inversión de tiempo y de dinero (en casos más de lo que parece), se llega al mundo.

Lo importante es la evolución que ha hecho la política respecto a los valores. Se ha normalizado que el poder es el objetivo y se ha perdido de vista que el objetivo es el poder para mejorar de forma efectiva la vida de las personas.

Con el ánimo de ganar notoriedad (especialmente en las redes), todo está permitido. Se ha normalizado la descalificación y la “guerra” entre contrarios. Se buscan motivos para destruir, criticar y desacreditar lo que hace el partido que está en el poder (sea del signo que sea), aunque sea mintiendo.

Se ha transformado el concepto de confrontación política, con una guerra entre contrarios, y se ha perdido el verdadero sentido de la política.

Hay que conseguir vivir en la política por valores. Es la política que hace un seguimiento continuado y riguroso de los que gobiernan y exigirles el máximo de eficacia en sus decisiones y acciones.

La política por valores no es la política de la erosión desde la falta de rigor y contenido. No es la erosión por la erosión. Es la que confronta programas y acciones. Es la que demuestra con veracidad lo que no se hace al servicio de los ciudadanos.

Se ha normalizado el concepto de contrario en lugar del concepto de contrincante.

Y por el impacto que tiene la política en todos nosotros, esta “normalidad” se ha extendido a la sociedad de manera que también se llega a considerar normal que entre empresas o entidades traten a los demás como “contrarios” y no como a una competencia (si es que lo es), lo que les debería llevar a la mejora continua de las partes.

La ciudadanía está cansada de la “guerra” vacía y de la confrontación como deporte.

Es cierto que todavía hay muchos seguidores de todo ello, porque al final cuando todos estamos en esta burbuja acabamos formando parte de ella.

Pero ha llegado el momento de formar a nuestros políticos para que aprendan a actuar por valores. Es tiempo de veracidad, de respeto y de acciones rigurosas para  el bien común. El ataque, la guerra entre contrarios, es la máxima expresión de la falta de liderazgo.

Descubriremos quién es líder cuando observemos aquella persona que desde el respeto a todos, sabe poner en evidencia lo que no funciona, y piensa en todo momento en la mejora de la sociedad.

Otra política es posible. Sólo es necesario que los políticos y todos nosotros nos formemos en liderazgo transformacional. Liderazgo ético y por valores.

Materia compleja, pero que es posible aprenderla y aplicarla

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.