Consumo o reutilización: va de liderazgo

Consumo o reutilización: va de liderazgo

Consumo o reutilización: va de liderazgo

Consumo o reutilización: va de liderazgo

Estamos perdemos por minutos nuestro planeta. Los recursos naturales son limitados y estamos en el límite de la extracción de combustibles fósiles. La temperatura aumenta todos los días y el cambio climático ya está aquí.

Son muchas las iniciativas que se han puesto en funcionamiento en los diferentes puntos del planeta para evitar su destrucción y por  de la misma forma que la emisión de gases de efecto invernadero y la destrucción de los recursos naturales es un hecho y grave, también lo es la gran oportunidad que abre ante todos esta situación.

Sobre oportunidades hablaré en otra entrada en el blog.

Fijémonos en cómo las personas que vivimos en el primer mundo consumimos muy por encima de nuestras necesidades. Basta con abrir los armarios de casa para darnos cuenta de que tenemos más ropa de la necesaria o más envases de plástico de la cuenta en las estanterías de nuestras cocinas. En cincuenta años hemos multiplicado y por mucho el hábito consumista.

Nos parece que el placer nos lo da ir a un restaurante o viajar a al otro extremo del mundo. Cuando en realidad la estancia en un restaurante es corta en tiempo y alta en coste económico y los recursos económicos además, en muchos casos, son limitados.

Ahora nos hablan de que debemos restringir la temperatura del aire acondicionado (quien tiene) o de la calefacción (quien tiene).

A los que ya tenemos cierta edad nos es fácil recordar cómo era nuestra infancia en términos de número de piezas en el armario o de temperatura en casa. Yo recuerdo perfectamente que aparte del uniforme para ir a la escuela tenía una falda pantalón gris y un jersey amarillo para el fin de semana. Esto era todo mi armario. Respecto a dormir, recuerdo que no podía sacar la mano de debajo de la sábana para no quedarme dolorida por el frío. Todo esto en una familia trabajadora de “clase” media.

El consumismo es una respuesta a nuestro estado interior. ¿Buscamos fuera lo que queremos que nos compense vacíos interiores? El consumo suele llenar de ilusión un momento y en pocas horas olvidamos y dejamos de utilizar lo que hemos comprado.

Es tiempo para respetar el planeta. Es tiempo para darnos cuenta de que no es necesario consumir tanto ni disponer de tantos objetos. Sólo así dejaremos de producir ingentes cantidades de residuos que son imposibles de digerir por nuestro planeta.

El liderazgo personal va de nuestro estado interior. De encontrar el placer en lo más sencillo, en las puestas de sol, en las conversaciones sinceras, al ver el vuelo de una mariposa, al dar sentido a lo que hacemos en nuestro trabajo, a crear relaciones de calidad.

Si miramos bien el consumo es en demasiadas ocasiones innecesario. La reutilización de lo que tenemos es una oportunidad. Sólo así dejaremos atrás lo que no es verdaderamente importante y daremos valor a lo que un día compramos conscientemente con ilusión, quizás porqué nos era necesario o no y reutilizándolo sabremos disfrutar de momentos relevantes.

Sólo con un cambio de actitud interna disminuiremos el consumo, por convencimiento, volveremos a utilizar lo que tenemos y respetaremos el planeta y disfrutaremos de lo que tenemos.

Liderazgo es actitud. Es posible. Más difícil que consumir y más difícil que reutilizar. Pero es necesario e imprescindible para conservar el planeta y por nosotros mismos.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.