Una mirada de liderazgo en los medios de comunicación

Una mirada de liderazgo en los medios de comunicación

Una mirada de liderazgo en los medios de comunicación

Una mirada de liderazgo en los medios de comunicación

Durante años participé en distintos programas de televisión dando mi visión sobre distintos temas de actualidad. Esto ocurría entre los años 1994 y 2003. Después he seguido en temas locales en la radio. De este período han pasado casi 20 años y ahora he vuelto a la televisión de forma puntual.

Hay quien me dice que me gustan los medios de comunicación. Y me gustan de la misma forma que me gustan tantos otros temas que me suponen un reto en conocimientos. Ir a programas de televisión y dar mi opinión, me obliga a leer la letra más pequeña de todas las noticias y a conocer distintas opiniones.

Han pasado 20 años y los formatos han cambiado. Ha cambiado la forma de comunicar y de escuchar y de ser oyente.

Hoy los programas invitan a personas que de alguna forma se hacen notar en las formas. Pueden ser más o menos excéntricas o aquellas que pueden atraer la atención de los televidentes y seguidores en función del tono o de la forma de expresión.

Sobre los contenidos, opiniones y formas en las redes podríamos hablar mucho.
Con demasiada frecuencia la red se convierte en un depósito de ruido que busca seguidores.
No sé hasta qué punto este formato aporta nada a la sociedad, pues el ruido sólo transmite vacío, enfado y en definitiva frustración.

¿Por qué una persona de twiter, instagram, tik-tok busca a tantos seguidores?

Algunos por tener publicidad y para tanto cobrar, pero en tantos otros casos no pasa de ser un culto al ego.
Se  trata de una mala praxis porque no nos aporta nada.

Quiero hacer una referencia al contenido y temas que se tratan en las mesas de debate. Dejando aparte los reality shows que se fundamentan en las más bajas emociones de personas y personajes, por lo que se refiere  a la política demasiadas veces ha acabado siendo un “partido de tenis” entre los de un partido y los de otro. Buenos versus malos, con los míos o contra los míos.

Estos debates simplificados en la política empobrecen a la ciudadanía, porque en definitiva el razonamiento, la solidez de dar puntos de vista y opiniones contrastadas permite crear opinión fundamentada en nuestros jóvenes y en los no tanto jóvenes. Ciertamente por edad, el medio será uno u otro, pero en definitiva la base es la misma.

Tanto en las redes como en medios audiovisuales, televisión, radio, periódicos digitales o en papel hay personas con conocimientos, personas que fundamentan sus opiniones, aportan valor y puntos de vista.A todos ellos, mi reconocimiento. ¡Ojalá llenaran todos los medios!

A todos los que simplifican sus intervenciones en la polémica vacía, al ir a la contra de los demás, y a quienes van a defender una postura política sea cual sea el tema y el contenido les pediría que pensaran en lo que aportan realmente a los demás. ¡Cuánta pobreza de razonamiento!

En mi caso, más allá del aprendizaje que significa para mí, sinceramente sólo aspiro a aportar ese sentido y esta forma de hacer: el de destacar la bondad de ir más allá de la bronca y de fomentar el choque entre contrarios sea cual sea ​​el contenido. Me interesa defender la importancia de pensar más en la ciudadanía que en los intereses de los partidos sea cual sea. El contenido que aporto es y será limitado y sólo puedo aportar en temas que conozco bien. Pocos de los muchos que afectan a los ciudadanos.

Liderazgo es esto: ser humilde para hablar de lo que sabes, hacerlo asumiendo la responsabilidad del impacto que tienes en los demás y transmitir sentido para mejorar la vida de los demás. En ese caso de los ciudadanos.

Foto. Autor: Núria Aymerich

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.